Madeleine Osterling: Perú y la desesperación por encontrar un verdadero líder político

Todos los peruanos, casi sin excepción, deberíamos estar levantando la voz para exigir la renuncia de Castillo y Boluarte y la convocatoria a elecciones generales.

 


<strong><span class="has-inline-color has-black-color">Madeleine Osterling</span></strong>
Madeleine Osterling

Abogada en ejercicio. Profesora universitaria.

 

Todos  los  peruanos,  casi  sin  excepción,  deberíamos estar levantando la voz para exigir la renuncia de Castillo y  Boluarte  y  la convocatoria a elecciones generales. Hablar a media voz nos hace cómplices del desgobierno y del caos en el  que  se  encuentra  sumido  el país. Por ello, deploro que conocidos líderes empresariales piensen que la solución es que Castillo designe un gabinete de profesionales y técnicos de primer nivel,  que se rodee  de  mejores  talentos para poder sobrevivir. Esta es la posición equivocada, la  permanencia  de  Castillo  no es una opción; está podrido. Él y su codicioso entorno chotano son la causa del desastre y tienen que ser los primeros en irse.   Además, olvidan que no tiene ninguna capacidad para convocar a gente de primer nivel. ¿Qué profesional honesto y que se respete, querría manchar su trayectoria participando en este gobierno? No sería un acto de patriotismo sino de absoluta estupidez.

Castillo ha instaurado un  culto  totalitario de la mentira y él es su primera víctima. Se atreve a sostener, con un imperdonable descaro, que el momento político de crisis en el que se encontraba  envuelto  ha llegado a su fin, cuando  el  trance está  en  plena  ebullición.  Invoca  a  trabajar con transparencia, pero se ha convertido en el primer sospechoso de la nación. No en vano, El Comercio le dedica dos portadas sucesivas este último fin de semana, señalándolo como  el cabecilla  de la mafia de la corrupción en el MTC. La crisis está en su momento más álgido y la única forma de solucionarla es que se vayan todos. Hay un desgaste acelerado e irreparable del Ejecutivo y del Congreso, cualquier otra alternativa es un parche, es dilatar la agonía a un costo altísimo.

La oposición es un absoluto fracaso porque se miden como enemigos irreconciliables y no como adversarios. La rivalidad cainita entre ellos es absolutamente destructiva y hace que la sociedad quede atrapada en una pugna permanente, en un campo  minado  de  política  tribal  y  venganza.  No tienen ninguna  capacidad para conciliar intereses comunes y lograr un fin superior.  Además,  están   infestados   de   mercenarios, seres arrastrados que venden su voto, su supuesta ideología y hasta su alma por dinero, lo que convierte a la oposición en un acertijo, una cajita de sorpresas en la que no se puede confiar. Un muy desafortunado estado de indefensión de los peruanos.

Somos   un   país   que  tenía  todo  para  segui r creciendo  y  brillando  y  solo  hemos  retrocedido.  Los analistas económicos – que  nunca  equivocan  un escenario  negativo – han   modificado   sus  proyecciones  a  la  baja, aumentando las posibilidades de inflación y reduciendo las de crecimiento al 2%, que no alcanzaría ni para generar empleo ni para reducir la pobreza.

Hay  un  altísimo potencial  en la producción  de  metales  y  cobre, cuyos precios han subido significativamente, pero no hay un solo proyecto nuevo. La cartera que promociona MINEM desde hace años por US$60,000 millones sigue  intacta.  Ni  siquiera  han  tenido  la  voluntad   política  de   solucionar  Cuajone.  Lleva  45  días  parado, perjudicando  a  miles de familias y  a  la  región  Moquegua  en  especial.   A  lo  único  que  se  dedican  los  impresentables  que  nos  gobiernan es a defenderse  y  a  conspirar. Les  pagamos  para  que  nos  mientan y sigan negando todas sus fechorías. ¿Por qué lo seguimos permitiendo? Por miedo y por dinero.

O encontramos un verdadero líder, un estadista que logre aglutinar los intereses comunes de los peruanos, o nos esperan muchos años de incertidumbre y desasosiego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: